aceites de moto

Los aceites de moto y sus compuestos

Al momento de comprar accesorios para una moto, muchas personas pasan un tiempo considerable comparando precios y características para adquirir el producto que mejor se adapte a sus necesidades. Sin embargo, cuando se trata de aceites de moto el asunto es completamente distinto. No suelen tomar en cuenta sus propiedades, precio u otros factores importantes. Se confían de recomendaciones de otros usuarios, u optan por escoger la marca mejor promocionada.

Aunque la fórmula de la mayoría de aceites de moto es bastante compleja, siempre están conformados por dos elementos básicos: la base y los aditivos. Las proporciones pueden variar dependiendo del producto, así que no todos los lubricantes son iguales. Toma en consideración los requerimientos específicos que tenga tu vehículo.

La función del aceite es mantener lubricados los componentes que están en movimiento dentro del motor, así su deslizamiento se produce de una manera fluida y las piezas se desgastan a menor velocidad. Asimismo, se encarga de mantener frías las partes que no son refrigeradas por el agua, como sucede con los pistones.

Por otro lado, el motor genera constantemente una serie de ácidos que a largo plazo terminan corroyendo las piezas que están hechas de metal, esto exige que los aceites de moto tengan aditivos especiales para impedirlo. Deben ser capaces de eliminar y prevenir la acumulación de depósitos de carbono, los cuales provienen de la combustión.

Conforme pasa el tiempo, las necesidades de los motores varían, esto es inevitable. El lubricante que antes se utilizaba puede quedar obsoleto, y se debe optar por uno nuevo con proporciones diferentes. La base de hidrocarburos que usualmente oscila entre el 75 y el 85%, ya no dará resultados. Esto implica una nueva búsqueda para encontrar el lubricante adecuado.

Es aquí donde el asunto de las proporciones entre la base y los aditivos se complica. Pensando en esto, los motoristas más experimentados han creado una serie de categorías. No obstante, las empresas dedicadas a este rubro aún mantienen vigente la clasificación tradicional, que los agrupa según la proporción de su base.

El Grupo I está compuesto por todos aquellos aceites de moto con un contenido por encima del 90%. Son los menos refinados y solo suelen emplearse en motores poco exigentes. El Grupo II está caracterizado por un índice de viscosidad que se ubica entre ochenta y ciento veinte. Mientras que los más refinados pertenecen a los Grupos III y IV, siendo utilizados en las competiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *